El patrimonio natural de la humanidad, en peligro

Un grupo de científicos ha analizado la situación de los sitios naturales reconocidos por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, alertando sobre su progresivo deterioro debido a la actividad humana.

Su investigación se basa en el "índice de la huella humana", que refleja el impacto sobre los espacios naturales protegidos de factores como el avance de la agricultura, la construcción de carreteras y ferrocarriles, la urbanización o el pastoreo desde 1993.

Los resultados son alarmantes: la huella humana ha aumentado en el 63% de estos lugares. Solo los ubicados en territorio europeo mantienen un estado similar al de hace veinticinco años. Los más castigados se encuentran en Asia: el parque nacional de Keoladeo (India), el santuario para la vida salvaje de Manas (India) y el parque nacional Chitwan (Nepal).

Pérdida forestal en los sitios naturales de Patrimonio Mundial entre 2000 y 2012. Biological Conservation. 

La deforestación también ha afectado a más del 90% de los parques nacionales. Afortunadamente la pérdida ha sido pequeña: la pérdida media mundial ha sido de 1,5% desde 2000. Pero algunos han perdido más del 5% de sus árboles o arbustos, incluido el parque de Doñana en España. Y algunos casos son muy graves: el Parque Internacional de la Paz Waterton-Glacier, en la frontera entre EE UU y Canadá, perdió 23% de su masa forestal; el parque natural Wood Buffalo en Canadá, el 11,7%; y la reserva de la biosfera Río Plátano, en Honduras, 8,5%.

En algunos casos, el origen directo de esta pérdida natural está en el ser humano; en otros casos, se trata de causas naturales, como las plagas de insectos, pero en muchas ocasiones, conectadas con el cambio climático. En cualquier caso, el avance de los daños puede comprometer el futuro de estos sitios naturales y hacer que pierdan su condición de "Valor Universal Excepcional", y por tanto, su reconocimiento como Patrimonio Mundial. Algunos sitios, como el Parque Nacional de Simien (Etiopía), la red de arrecifes de Belice (Belice) o Rennell Este (Islas Salomon) ya han tenido que ser incluidos en la lista de Patrimonio Mundial en peligro. 

Más información: Recent increases in human pressure and forest loss threaten many Natural World Heritage Sites